¿Por qué el hijo de Dios necesita ser bautizado?

publicado el 26 Julio, 2017 a las 20:04

El bautismo en las aguas significa la aceptación del Señor Jesús como su único Señor y Salvador y, a partir de aquel momento, ella está dejando atrás una vida de pecado para recomenzar su camino siguiendo la palabra de Dios. 
 
Por medio del bautismo, aquellos que se entregan a Dios pasan a integrar el cuerpo de Cristo. Uno de los mayores ejemplos es el propio Señor Jesús, que descendió a las aguas y asi dio inicio a su ministerio aquí en la Tierra. 
 
En el libro “El Espíritu Santo” , el autor, Obispo Edir Macedo, explica por que el hijo de Dios necesita ser bautizado. 
 
“Para que podamos entender acerca de la necesidad del Señor de ser bautizado, tanto en las aguas por inmersión como en el Espíritu Santo, es necesario saber que Él vino a este mundo de la misma forma que todo ser humano, con apenas una gran diferencia: Él fue concebido en el vientre de la virgen María por obra y gracia del Espíritu Santo. Su manifestación aquí en la Tierra, antes de morir, resucitar y ser glorificado, era exclusivamente humana, como cualquier uno de nosotros. Por lo tanto, era imprescindible que recibiese tanto el bautismo en las aguas como en Espíritu Santo, lo que aconteció cuando tenía 30 años de edad y, en consecuencia, ha venido a capacitarle para dar inicio a Su ministerio aquí en la Tierra.”. 
 
Si el propio Dios, en forma de hombre, aprobó el bautismo como recomienzo de todo, y Él mismo descendió a las aguas, imagine ese recomienzo en la vida de aquellos que han cometido tantos errores y pecados. 

© Copyright 2017 Iglesia Universal del Reino de Díos - Todos los derechos