4 pasos para el éxito financiero

publicado el 27 noviembre, 2017 a las 9:30

Hace unos años, en Chile no se habla de otra cosa sino del estancamiento financiero. El miedo parece haberse instalado en los hogares y las mentes de la población, que han hecho todo lo posible para no dejar que falte lo que es esencial dentro del hogar. Los que tienen una mejor situación hasta cambian de país creyendo que esa es la única manera de salir del apretón.

Isaac, hijo de Abraham, tuvo la misma actitud. La tierra en que habitaba, junto al pozo Beer-Lahai-Roí, pasó por una fuerte crisis. No había ni siquiera qué comer. Él entonces decidió ir a otro lugar, Gerar, y de allí ir a Egipto. En los días de hoy, es como si un Chileno pretendiera ir a Estados Unidos o a Europa para huir del estancamiento financiero.

Pero la Biblia relata algunas actitudes de Isaac que fueron esenciales para él vencer en aquel momento difícil. Vea abajo:

Obediencia a Dios

Cuando él ya estaba con las maletas listas para cambiar de país, el Señor apareció y le dijo que se quedara donde estaba, en Gerar, pues allí él sería grandemente bendecido.

“Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré. Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre”

Génesis 26: 2,3

A los ojos humanos, era una locura, pero Isaac obedeció, sabiendo que el Dios de su padre no fallaría en sus promesas. Este primer paso lo llevó al segundo.

Tener actitud

 Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová”.

Génesis 26:12

“Él tuvo disposición para plantar en un lugar que no tenía futuro, pues era época de sequía y la tierra de los enemigos, pero no se quedó de brazos cruzados. Dios no le mandó plantar, sólo quedarse allí, pero la persona de fe oye una vez y entiende dos, siempre está caminando la segunda milla “, explica el obispo Edson Costa.

Persistencia

A pesar de hacer lo que era correcto, Isaac se enfrentó a los enemigos que pasaron a perseguirlo, a llenar de arena cada pozo que él cavaba y, así, él estaba obligado a ir más lejos para abrir nuevos pozos, lo que se hizo algo positivo.

“Nada limita a un determinado. En realidad, su enemigo le promovió, pues así Dios amplió sus fronteras “, refleja el obispo.

Establecer

A pesar de ser bendecido en todo lo que hacía, Isaac sabía que mientras estaba en la tierra del enemigo su crecimiento sería obstruido. Al encontrar un nuevo pozo, con agua naciente, inició “un nuevo negocio”, que se expandió a punto de convertirse en la ciudad de Beerseba, que todavía existe hoy. “Dios llamó a la existencia lo que no existía. Vemos esto hoy en Dubai: hace 60 años no había nada más que arena allí. Pero alguien de visión creyó en aquella tierra y la hizo la más famosa del mundo. Dios quiere que usted crezca y establezca “, concluye el obispo.

© Copyright 2017 Iglesia Universal del Reino de Díos - Todos los derechos