¿Será que su mente lo está saboteando?

publicado el 16 mayo, 2018 a las 15:04

“Yo ya sé que no lo conseguiré”, “Yo nací en una familia pobre”, “Estoy gordo”, “Yo soy muy delgado”, “Yo no soy bonito”, “Yo no tuve la oportunidad de tener buenos estudios”, “Yo no sé comunicarme bien”. ¿Frases como estas son frecuentes en su mente? Entonces, amigo, cuidado. Usted está saboteando su crecimiento personal.

Muchos hombres no conocen su propio potencial, por eso, sus vidas permanecen estancadas año tras año. El tema fue expuesto durante el encuentro mensual exclusivo para hombres, ocurrido en el Templo de Salomón, en la capital Paulista, el día 13 de mayo.

En la primera parte de la reunión, el Obispo Renato Cardoso realizó una oración con los participantes para que Dios los bendijera. “Si usted llegó aquí para asistir a una reunión más, usted está perdiendo su tiempo. Si usted aprovecha esta reunión y hace de ella lo que cambiará su vida, hoy puede ser el punto de recomienzo”, enfatizó.

La elección es nuestra

 

”Escogí el camino de la verdad; He puesto tus juicios delante de mí.” –Salmos 119:30

Tomando como punto de partida el versículo anterior, el Obispo Marcelo Moraes inició la segunda parte de la reunión. El verso nos muestra que la vida debe ser conducida por medio de la alianza con Dios. Sin embargo, ese compromiso sólo acontece cuando la iniciativa parte de nosotros.

“Es una elección que usted tiene que hacer. Nadie la puede hacer por usted. Por ejemplo, Jesús escogió a Judas, pero Judas escogió el camino del robo. Lucas vivía en Siria, era un griego, un médico, pero hay un libro de la Biblia escrito por él. Lucas se escogió, se dejó usar por Dios. Por lo tanto, la elección es suya”, explicó el Obispo Marcelo.

Por lo tanto, la manera como nos vemos a nosotros mismos y nuestra predisposición para el Creador, hace toda la diferencia en el resultado final de nuestras acciones. Sobre eso, la Biblia (Joel 3) destaca tres tipos de mentalidades:

1. Hombres de guerra: Son aquellos que conocen su propio valor, no se intimidan, viven una alianza con Dios, no reclaman ante los problemas y buscan la solución.

2. Valientes que necesitan ser levantados: Son aquellos que dejaron la fe dormirse. Dentro de ellos hay un valiente que está inmóvil.

3. Aquellos que se clasifican como débiles: Hay hombres que no saben la fuerza que tienen. Y los espíritus malignos usan esa debilidad como una herramienta para derrumbarlos. Entre tanto, es necesario entender que cuando se tiene una asociación con Dios, es posible alcanzar objetivos.

Como aclaró el Obispo Marcelo, nuestras debilidades comienzan en los pensamientos que cultivamos. Por eso, amigo, haga una lista de los pensamientos diarios que le están saboteando y luche contra cada uno de ellos. No acepte ser vencido.

© Copyright 2017 Iglesia Universal del Reino de Díos - Todos los derechos